Los colibríes, también conocidos como picaflores o chuparrosas, son las aves más pequeñas del mundo y son exclusivas del continente americano. Éstas constituyen la segunda familia más grande de aves debido a todas las especies que existen. Cuenta la leyenda Maya que cuando crearon la Tierra, los dioses le dieron un propósito y misión a cada animal, pero se percataron de que no habían asignado la importante tarea de llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro. Entonces tomaron una piedra de jade y tallaron una flecha diminuta, soplaron y ésta salió volando, así nació el colibrí. El resultado del soplido divino fue un animal ligero y frágil, pero veloz, con unas alas que reflejaban todos los colores cuando se bañaba con los rayos del sol. Los hombres, enamorados del ave, trataron de atraparlo para adornarse con sus bellas plumas, pero los dioses se enojaron y ordenaron que serían castigados. Es por eso que nunca nadie ha visto un colibrí en una jaula ni en la mano de un hombre.

on 0

Comentarios

Leave A Reply

Your email address will not be published.